Situación Económica-Política de la República Checa.



La República Checa es un estado perteneciente a la Unión Europea, nacido el 1 de enero de 1993, de la desmembración en dos países de la antigua Checoslovaquia. La economía de la República Checa es actualmente una de las más desarrolladas y estables entre las democracias emergentes de Europa Central y Europa del Este.

El año 1993 se corresponde con el inicio de la entrada del capital extranjero en la República Checa, un proceso que culminaría en 1995. Entre los países que lideraron la entrada de capital destaca Alemania, con cerca de un 50 por 100 de la inversión directa en el año 1994. El análisis por sectores muestra que durante los primeros años las inversiones se realizaron principalmente en transportes y comunicaciones y en producción de maquinaria y bienes de equipo. A finales de los 90 del siglo XX, la situación económica empeoró como consecuencia del déficit comercial, que llegó a alcanzar un 10% del PIB en 1996, y que conllevó una devaluación de la corona y un alza de los tipos de interés a niveles desconocidos hasta el momento. A ello siguió una recuperación en el bienio 2001-2002. ​ Esto permitió una entrada en buenas condiciones en la Unión Europea, así la mayoría de las exportaciones se dirigen ahora a la Unión, alcanzando el 71% del total de las exportaciones en 2004.

A pesar de su sistema financiero haber permanecido estable, su pequeña economía, muy dependiente de las exportaciones, queda sensible a las flotaciones económicas de sus clientes, especialmente Alemania, país vecino y principal socio comercial. ​ Cuándo la Europa Occidental enfrentó una recesión en fines de 2008, la demanda por productos checos disminuyó y las exportaciones y la industria sufrieron caída de dos dígitos. ​ Como resultado, el producto interno bruto cayó 4.7% el 2009.

En el aspecto político la República Checa es una democracia parlamentaria. Su Constitución y la Carta de las Libertades y Derechos Fundamentales fueron ratificadas el 16 de diciembre de 1992 y entraron en vigencia el 1 de enero de 1993. El Gobierno de la República Checa se forma cada cuatro años en función de los resultados obtenidos en las elecciones parlamentarias. Hasta el año 2013, el presidente de la República Checa era elegido por las dos cámaras del Parlamento en sesión conjunta, para un mandato de cinco años y sólo podía ser reelegido una vez. Si un nuevo presidente no había sido elegido al término del mandato del que estaba en funciones, algunos de sus poderes eran asumidos por el primer ministro, y otros, por el presidente de la Cámara de los Diputados. Desde 2013, el presidente es elegido directamente por el pueblo, con segunda vuelta.




En la actualidad hemos podido contemplar durante las últimas semanas las mayores manifestaciones en la República Checa desde el cambio de régimen en 1989. En torno a 120.000 personas se dieron cita para pedir la dimisión del primer ministro Andrej Babiš. Esta reivindicación tuvo lugar en la emblemática plaza Wenceslao, testigo de los más importantes acontecimientos del país. En ese mismo lugar, en octubre de 1918 se proclamaba la independencia de Checoslovaquia; allí los nazis formalizarían en 1939 el establecimiento del protectorado de Moravia y Bohemia, y también allí se proclamaría la “victoria de la clase obrera”. 

Para entender mejor la Historia de República Checa os dejo este breve vídeo explicativo: 

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA GUERRA CIVIL

SITUACIÓN ECONÓMICO-POLÍTICA-INSTITUCIONAL DE CHINA

Desigualdad ¿Qué podemos hacer?